¿CONDUCIR EN L.A.? CONSEJOS BÁSICOS PARA CIRCULAR POR LOS ÁNGELES

Hay algo bueno en el desquiciante tráfico del “rush hour” vespertino en LA, en la “hora punta” u “hora pico” te suelen relajar sus preciosos atardeceres.

El primer mes que pasé en L.A. y en el que todavía recorría estas calles con mi carnet de conducir español, recuerdo que me llamó mi padre desde la madre patria, no sin cierto estupor: “Hija, te están llegando unas cartas muy raras de Beverly Hills”. Pues sí, cuando volví a Madrid tenía multas de todo tipo y tamaño. Después de aquello, mi aportación económica al ayuntamiento de Los Ángeles hizo historia. Así que sé bien qué comportamientos suponen infracciones de tráfico en mi querida ciudad de las estrellas, no porque en su día me hubiera estudiado sus leyes de circulación, sino porque me empapelaron de mala manera cuando llegué por no saber algunas cosas básicas al respecto.

No pretendo aburrirte con un repaso al manual de circulación de California pero, si vienes de fuera, es mejor que conozcas ciertas costumbres que seguramente no se parezcan a las de tu país y que no te habrán explicado en ninguna agencia de viajes ni en ninguna web y te será súper útil conocerlas. Porque si quieres disfrutar tu estancia en una ciudad de estas dimensiones, es absolutamente necesario alquilar un coche o rentar un carro, como prefieras decirlo. Eso sí, no te olvides de reservarlo antes por internet, las tarifas son muchísimo más asequibles on line.

Por si acaso puedes aprender de mis errores, aquí te mando unos consejitos for free:

Cuidado con los parones espontáneos en las autopistas.

El tráfico en Los Angeles es uno de los peores del mundo. Añadiré al final un link con la noticia, por si alguien tiene curiosidad en indagar un poco más allá este fenómeno.

Anochecer Sunset Blvd Los Angeles Blog Nunu Pictures
Sunset Blvd en West Hollywood, los coches se amontonan cuando anochece sobre el mítico tramo de Sunset Strip. Quizá, en vez de decir anochece podríamos decir “acochece”

Si encuentras que el tráfico es medianamente denso mientras conduces en las autopistas o freeways, no corras, porque en cualquier momento puede detenerse. Sucede constantemente y son muy habituales los accidentes en cadena. Mantén siempre la distancia de seguridad, especialmente en esas autopistas que rodean Los Angeles como una maraña.

Hay que parar frente a las señales de STOP.

Ya sé, ya sé que esto precisamente es igual en todos lados… Pero es que aquí son un poco exagerados, y no te ponen una señal de STOP en una esquina, ponen cuatro, uno en cada una de la misma intersección… Y podría llegar a pasarte como a mí, que veía las cuatro y pensaba, “algún otro se detendrá seguro”. Muy despacito, si no venía nadie, cruzaba sin detenerme del todo con singular alegría. Pues si te pillan, multón, y así sucediome varias veces hasta que entré en razón. Si ves un stop, detente incauto. O te llegará la multa a casa, así vivas en la cumbre de una montaña en los Alpes junto al abuelo de Heidi y lleves un coche alquilado. DETENTE. No me preguntes como, pero te encuentran. Porque esa es otra… Aquí las multas SI se pagan.

Un semáforo en rojo puede significar a veces un “ceda al paso”.

Nos lo recordó Woody Allen, ese gran detractor de LA tan simpático, con esta frase célebre acerca de Los Angeles, esa ciudad “cuya única aportación a la cultura es poder girar a la derecha con el semáforo en rojo”.

Así funciona el asunto: cuando detengas tu auto a causa de una luz roja y estés en una intersección y pegado a la acera de la derecha y lo que quieres es meterte precisamente a la derecha en esa calle, entonces el semáforo funge como un ceda al paso. Si ningún peatón cruza la calle, puedes poner el intermitente y entrar despacito y seguir tu marcha.

Lo malo es que ahora se me olvida que eso es sólo aquí, y organizo cada lío cuando voy por Madrid saltándome las luces rojas de los semáforos en las esquinas, que me llueven las pitadas y los insultos por todos lados, ante la mirada atónita de algunos transeúntes, o de mi hermana que se queda blanca cuando va a mi lado y me observa realizar semejante maniobra delante de los policías en La Castellana, al grito de: “¿Pero qué haces, idiota?”

Si quieres torcer a la izquierda en una intersección.

Si vas circulando tranquilamente y te cruzas con una calle y quieres meterte ahí, hacia el lado izquierdo, entonces sí, la cosa es un poquito más rara, porque te quedarás en plena intersección en medio de la calle esperando que nadie venga del lado contrario para cruzarte. Cuando así sea, entonces ya puedes cruzar a la izquierda, siempre asegurándote antes de que a ningún peatón se le ocurra lanzarse a cruzar sin ver que vienes. Ante todo, precaución. Y claro, fíjate antes de que no haya señales de “prohibido girar a la izquierda” justo ahí.

Peatón, tienes que cruzar por los semáforos.

En esta ciudad, no sólo por sentido común, sino también porque te multan. Si cruzas la calle caminando por donde te dé la real gana, te pueden poner una multa. Le llaman jaywalking.

También observarás que cuando vas al volante y algún espontáneo se decide a cruzar una avenida por donde más le apetece, todos los coches a tu alrededor se detienen… No es como en nuestros países, que generalmente pasan los automóviles a dos milímetros de ti y allá tú con tus tonterías… Aquí todos tienen muchísima precaución, porque si atropellas a alguien, lo primero que haces es ir a la cárcel y después, ya veremos.

Nunca quieras llevar razón si te sientes agredido por algún coche vecino.

Aquí te va otro consejo priceless: Nunca pretendas llevar razón. Si algún otro motorista te busca las cosquillas, te recuerdo un pequeño detalle: aquí cualquiera puede ir armado y a lo largo y ancho de la ciudad, hay bastante loquillo suelto, ya te darás cuenta cuando vengas. Así que, si alguno te hace una trastada, déjale, no merece la pena, ¿qué te importa? Como me dijo aquel maestro que me enseñó a conducir: “las tumbas están llenas de gente que tenía razón”.

Gasolineras.

Mira los precios, siempre bien visibles, antes de echar gasolina. Puede haber una frente a otra y tranquilamente costar una un dólar menos por galón que la de la acera de enfrente. Parece absurdo, pero así es. Y los precios cambian constantemente. Mi aplicación favorita para conducir es WAZE, porque entre sus miles de cosas útiles como su GPS constantemente actualizado acerca del tráfico en ruta y sus posibles opciones para esquivarlo, puedes escribir GAS e inmediatamente te dice todas las gasolineras que hay cerca de ti y el precio en ese instante de la gasolina. Si te preocupa tu presupuesto o no quieres tirar el dinero, es increíblemente útil y sencillo.

Ya en la gasolinera o gas station, antes de bajarte del coche, mira alrededor y asegúrate que no haya homeless deambulando cerca. Suelen ser inofensivos pero desafortunadamente, suelen tener problemas mentales y pueden meterte en un apuro. Me han dado más de un buen susto. Aquí no hay seguridad social ni por lo general, las familias están tan unidas como en nuestros países de origen… Así que, desgraciadamente, muchos enfermos mentales terminan solos en la calle. No les tengas miedo, pero sé cauto, porque algunas veces pueden ponerse un poco violentos. Los sintecho de esta ciudad son gente digna de compasión, y es uno de los grandes contrastes que tiene LA y, hasta el día de hoy, es algo que me resulta difícil de digerir… Ese tema, sin duda, se merece otro post.

El pavimento de las calles es muy inestable.

Es otra de las sorpresas de Los Ángeles… Hay veces que las calles se sienten un poco tercermundistas, bien sea durante el día, por sus baches inesperados y su paupérrimo asfaltado, o por las noches, debido a su escasa iluminación y la ausencia de farolas en muchos tramos. No corras y lleva las dos manos en el volante o te llevarás algún que otro susto.

La gente, por lo general, conduce peor que en tu país.

Aquí se conduce fatal. Es facilísimo que te aprueben el permiso de conducir y salir con tu driver license en la mano el primer día. Imagínate: si no pasas la prueba a la primera, te dejan examinarte del teórico tipo test hasta tres veces seguidas de una vez… Así que con un poquitín de suerte, conduce cualquiera. Además, la gente que aprende a “manejar” aquí está acostumbrada a hacerlo sin marchas, a ir en línea recta y bajo el sol, súmale a eso el batiburrillo de nacionalidades y cada quien, sus mañas… Sé precavido.

PARKING METERS o parquímetros: si entiendes a la primera todas las indicaciones de los carteles de aparcar, te doy un premio.

Llevo casi veinte años aquí y todavía me equivoco. Hay veces que las indicaciones son claras en los postes de la acera, una o dos horas, de 9 am a 6 pm, etc. Puedes pagar en los meters con monedas de 25 centavos o quarters, incluso con alguna moneda más pequeña. Lo mejor es que ya casi todos admiten tarjetas y te ahorras el consabido: “¿alguien tiene quarters?” que era lo que preocupaba antes a todo el mundo al aparcar.

Pero oh my friend,  llega el momento de saber cuándo, dónde y si puedes o no estacionarte ahí y hay veces que los carteles tienen un millón de mensajitos que a simple vista parece que se contradicen unos con otros y, cuando acabas de leerlos todos, tienes que volver a empezar a leer desde el principio. Algunos son realmente inexpugnables. Tú léelos y me cuentas qué tal te ha ido. Yo, desde aquí, te deseo suerte…

Bordillos pintados.

Si ves el bordillo en el suelo pintado de rojo, NO PUEDES ESTACIONARTE NI DETENERTE AHI, y si está pintado de amarillo, podrás a veces, pero ¿quién sabe cuándo? Mejor aparca en algún otro lugar y así no te la juegas.

Si aparcas en una cuesta o pendiente de las colinas…

Sigue este consejo sencillo para ahorrarte multas inesperadas: Si aparcas en una cuesta mirando hacia arriba, deja las rueda torcidas, todo lo que puedas, hacia la izquierda. Si aparcas hacia abajo, tuerce las ruedas y déjalas todo lo que puedas viradas hacia la derecha. Según me explicó algún alma caritativa, se hace así por los terremotos. Si el suelo tiembla y tu coche echa a rodar motu proprio, él solito se frenará contra el bordillo y no terminará  por cuenta propia en San Diego o Tijuana.

No te estaciones cerca de una boca de agua.

Los bomberos siempre tienen que tener fácil acceso a ellas y si aparcas cerca, es un multón. Hay veces que algún cartel te avisa de que ahí está el hydrant, pero muchas otras no te enteras si no te fijas, porque ni hay aviso ni hay suelo pintado de rojo, ni nada. Tienes que aparcar al menos a quince pies de la boca de agua, que son casi cinco metros. Así que si ves una boca de agua al bajarte del coche, ¡OJO! que te clavan.

Cuando escuches a lo lejos o veas sirenas de la policía, ambulancias, bomberos…

Nada de ponerte a correr tras ellos aprovechando el hueco que han abierto en el tráfico… Frena despacio y detente por completo lo más a la derecha que puedas, así sin más, hasta que pasen. Te acordarás de que tienes que hacerlo cuando suceda, porque verás que todo el mundo hace lo mismo.

Y si empieza a seguirte un coche de la policía pegado a ti con la sirena encendida…

Frena y detente lo antes que puedas a la derecha, donde no estorbes a la circulación. No te bajes del coche y deja tus manos reposando quietecitas sobre el volante, hasta que el policía se asome a tu ventanilla y pueda identificarte. Si haces algo raro con las manos, ya sea bajar tu ventanilla o buscar tu bolso para sacar tu carnet de conducir, pueden pensar que estás buscando un arma y se lía la cosa en un segundo. Te recomiendo ser amable con el policía y seguir sus instrucciones al pie de la letra… Acuérdate de que estás en el Far West.

Si llevas alcohol…

Es delito llevar alcohol en el coche si la botella está abierta… Y si lo llevas puesto, porque te has tomado un vinillo y medio con la cena, go UBER yourself: pasarás la noche en la cárcel si te para la policía y soplas. Así que acuérdate de Stevie Wonder en esa famosa y antiquísima campaña de publicidad ochentera española que hizo historia, cuya frase slogan quedó para la posteridad generación tras generación, con el acentazo español del maestro:

“Si bebes, no conduzcas”.

Puedes recordarla aquí:

Aquí el link a las últimas noticias del tráfico en LA al que me refería antes:

LA, el peor tráfico del país

Fotos y texto: Nunu Pictures para www.nunupictures.com


© Queda prohibida la reproducción total o parcial de este contenido, por cualquier medio o procedimiento, sin para ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito de la editora. Para obtener licencias o permisos de uso de artículos y fotografías o cualquier otro contenido de www.blogdelosangeles.com, por favor comuníquese con nosotros en el email nunupictures@icloud.com. Se permiten enlaces (links) a este sitio sin  permiso escrito previo,  siempre y cuando se identifique  que el usuario está vinculado a www.blodelosangeles.com. NUNU PICTURES se reserva el derecho de prohibir cualquier vínculo a este sitio si el mismo se considera inapropiado por cualquier razón. Gracias por su interés.

Suscríbete al Blog De Los Angeles para no perderte ninguna entrevista aquí:

SUSCRÍBETE

Para estar al tanto de las últimas novedades del

Blog de Los Angeles


 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.