CORAZON CUBANO, THE MOVIE: “EL VERDADERO AMOR NO RECONOCE MUROS”

View Gallery
9 Photos
CORAZON CUBANO, THE MOVIE: “EL VERDADERO AMOR NO RECONOCE MUROS”

Haz click en las flechas a cada lado de la foto para ver la galería. Te presentamos a Eddy Armando Blanco, el protagonista del fabuloso corto CORAZON CUBANO.

CORAZON CUBANO, THE MOVIE: “EL VERDADERO AMOR NO RECONOCE MUROS”

Su hija, Adriana Ajamian, es la productora de este increíble short film que derrocha ternura y te sacará las lágrimas.

CORAZON CUBANO, THE MOVIE: “EL VERDADERO AMOR NO RECONOCE MUROS”

Eddy había jurado que nunca volvería a pisar su tierra hasta que Cuba volviera a ser libre... Pero una llamada teléfonica le obligó a decidir entre permanecer en L.A. fiel a su comunidad cubana, o volver a su país y traicionar sus principios para darle el último adiós a su hermano moribundo.

CORAZON CUBANO, THE MOVIE: “EL VERDADERO AMOR NO RECONOCE MUROS”

Adriana Blanco junto a su hijo Jake, director y editor del precioso film. Su hermano Jonathan supervisó la música y todo ello sucedió bajo la atenta mirada del abuelo.

CORAZON CUBANO, THE MOVIE: “EL VERDADERO AMOR NO RECONOCE MUROS”

El autor de la famosa canción de Guáimaro, que recuerda la firma de la constitución cubana es a los ochenta y cinco años la alegría de la familia. Su guitarrita, sus canciones y sus chistes son la delicia de sus sobremesas familiares.

CORAZON CUBANO, THE MOVIE: “EL VERDADERO AMOR NO RECONOCE MUROS”

"La bandera no representa un partido político... Es el símbolo de la patria y eso incluye a todos sus hijos", afirma Eddy. Y añade: "El verdadero amor no reconoce muros. Como dice nuestro poeta José Martí, la única verdad que hay en esta vida, es el amor”.

CORAZON CUBANO, THE MOVIE: “EL VERDADERO AMOR NO RECONOCE MUROS”

Nieto, abuelo e hija, el dreamteam de CORAZON CUBANO. Una familia latina, como tantas otras en Estados Unidos, que mantiene vivo el amor y la unidad familiar pese a viento y marea.

CORAZON CUBANO, THE MOVIE: “EL VERDADERO AMOR NO RECONOCE MUROS”

Un simpático retrato del jovencísimo director, Jake Ajamian, junto a su protagonista. "Me divertí mucho filmando las entrevistas de mi abuelo. Llegamos a hacerle muchas preguntas y tuve una comprensión profunda de su amor por Cuba y lo que sentía por su familia. Aprendí que las acciones de mi abuelo están siempre motivadas por el amor a una cosa u otra y eso es algo que siempre guardaré en mi memoria".

CORAZON CUBANO, THE MOVIE: “EL VERDADERO AMOR NO RECONOCE MUROS”

Así de tiernos ellos, más tierno aún su cortometraje. Si pueden, no dejen de verlo, les va a emocionar. Ya es un all-time-favorite de Blog de Los Angeles.

Cuando Adriana Blanco Ajamian me contó su idea acerca de este documental sobre su padre, exiliado cubano y residente en Pasadena, (abajo os dejo el teaser) al segundo treinta de la conversación yo ya tenía los ojos llenos de lágrimas. “No dejes de hacerlo, por favor, ¡ya quiero verlo!” Mentí como una cosaca… Porque verlo, lo que se dice verlo…. Si estoy llorando sólo de imaginármelo, pensé ¿cómo voy a reaccionar cuando suene detrás la voz de su padre cantando esa música cubana que te perfora el alma aunque no quieras? Un año después, heme aquí en la ciudad de Los Ángeles, saliendo de ver el final cut de esta maravillosa historia que es toda corazón, muy emocionada porque en este documental la ternura te come. ¿Y cómo no, con semejante premisa?

Eddy Armando Blanco había jurado, como tantos otros cubanos en el exilio, que nunca volvería a pisar su tierra hasta que Cuba volviera a ser libre… Pero una llamada teléfonica le obligó a decidir entre permanecer en L.A. fiel a su comunidad cubana, o volver a su país y traicionar sus principios para darle el último adiós a su hermano moribundo, al que hacía casi cuarenta años que no había vuelto a ver… Su hija, mi amiga Adriana, que además de ser muy inteligente es un verdadero sol, no consintió que su padre dejara de despedir a su hermano por motivos meramente políticos, ¿acaso no le había enseñado él siempre que la familia era lo primero?

Convencido Eddy a regañadientes, ella fue quien se encargó de echar la bola a rodar y viajar por sólo dos días hasta el remoto pueblecito de Guáimaro en Cuba junto a sus padres. Para suerte nuestra, decidió grabar su aventura en una antigua camcorder para que el gran Eddy Armando Blanco y su familia pudieran rememorar siempre aquellos momentos tan especiales y significativos… Y así fue como empezó a ver la luz este pequeño corto acerca del autor de muchas de las canciones que aún su pueblo entona como himnos, en especial la llamada también Guáimaro, que recuerda la firma de la constitución cubana y que sus antiguos vecinos aún cantan a escondidas. Una anécota curiosa: Jake Ajamian, hijo de Adriana y nieto de Eddy, es el director y editor del pequeño film con apenas quince años.

¿La calidad del video? Imposible. ¿El sonido? ¡El que había! Yo me pregunto a veces… ¿Cómo distingue la gente cuando una obra de arte es buena o mala? En lo personal, he llegado a esta conclusión: Una obra de arte es buena si te conmueve. Según esos parámetros, este documental es una verdadera joya.

Hoy en el Blog de Los Angeles os presentamos a esta preciosa familia latina que derrocha, a partes iguales, talento y ternura. ¡Gracias por invitarme a ser parte de esta belleza!

– Adriana, antes de nada, una curiosidad… ¿Cómo has sido para ti la experiencia de haber crecido cubana sin haber pisado nunca Cuba?

– De niña, al entrar a mi casa, era como si entrara en Cuba. Comíamos comida cubana todos los días, tomábamos café cubano, disfrutábamos de la música cubana, memorizábamos poesía cubana y el himno nacional cubano, y en casa sólo se hablaba español. Mi papá tuvo que salir de Cuba, pero Cuba siempre se quedó con mi papá.

– Jake… ¿Cómo nació la idea de encargarte tú de montar el pequeño film?

Cuando le dije a mi mamá que yo quería dedicarme al cine, ella me habló de esta experiencia, cómo hace muchos años ella fue a Cuba con mis abuelos y grabó unas siete horas de video para compartir con la familia aquí en California. Cuando vio el video al regresar a los Estados Unidos, ella pensó que sería algo increíble poder compartir esta experiencia con el mundo y decidió invertir en la producción de un corto. Ella misma fue quien comenzó a escribir el arco de la historia. Después de algún tiempo, cuando quiso encontrar los videos originales, habían desaparecido. Hasta el día de hoy, no sabemos dónde fueron a parar. Ella, muy triste, abandonó por completo la idea de hacer el corto pero yo… Ya estaba emocionado. Me interesó tanto trabajar en el proyecto de mi abuelo, que le insistía que buscara y buscara… Al volver de aquel viaje, mi mamá le hizo unas copias a la familia. Mi tía abuela, antes de morir, le devolvió su copia a mi mamá y ella lo guardó en alguna parte, sin etiqueta obviamente, la misma copia VHS que ella le había regalado mucho tiempo atrás… Un día, de milagro, encontramos un VHS sin etiqueta. Sacamos el antiguo VCR del garaje y lo conectamos para ver si el VHS era la copia que buscábamos. ¡Gracias a Dios lo era! Aunque el video no era ni mucho menos de alta calidad, el contenido era oro. Le pedí a mi mamá que lo produjera, yo haría todo el trabajo de dirección y edición. Así que nos pusimos de acuerdo y trabajamos codo con codo para hacer nuestro sueño realidad.

– Adriana, ¿cuáles fueron los impedimentos más importantes que encontraste a la hora de lanzarte a producirlo?

Lo que me preocupaba más que todo eran las posibles consecuencias legales que pudieran suceder si revelábamos al mundo que fuimos a Cuba ilegalmente en el año 2000. No quise incriminarme, muchísimo menos incriminar a mis padres. Tuve que consultar a un abogado especializado en estos asuntos y, para no darte todos los detalles aburridos, él nos autorizó a seguir adelante.

– Al ver el resultado final… ¿Cuál ha sido para ti la satisfacción más grande?

– Trabajar en este proyecto de la vida de mi padre con mi propio hijo. Me impactó mucho ver lo centrado que está Jake frente a su pasión audiovisual y lo talentoso que es. Claro, yo soy su mamá así que mucha de mi admiración es quizás por eso pero si puedo serte totalmente honesta, había días que me quedaba con la boca abierta al escuchar sus ideas creativas y ver su sincronización perfecta en los videos. Estoy muy orgullosa de él y pienso que tiene un gran futuro en el mundo de cine.

– Jake, para ti ¿cuál fue el momento más satisfactorio?
– Creo que el momento en el que sugerí la idea para terminar el corto, la escena final. Lo había pensado tanto que cuando por fin lo probé y vimos que quedaba tan bien, ese momento me dio muchísimo gusto.

– Aunque la idea original nació de tu mamá… ¿Qué te movió a ti para involucrarte tanto?

El mensaje. Ella vio algo muy lindo en lo que sucedió en Cuba cuando mi abuelo volvió a su pueblito después de casi cuarenta años en el exilio. La decisión para mi abuelo no fue fácil, porque tuvo que ignorar sus convicciones políticas y su promesa que no volvería a Cuba hasta que fuera libre. El amor por su familia fue lo que al final se impuso en su decisión. Con tanta tragedia que sucede en el mundo, este acto guiado por el amor y la alegría que causó con su decisión, es una lección muy valiosa para todos.

– ¿Cómo se siente trabajar con tres generaciones de una misma familia en un proyecto con tanto corazón?

Me divertí mucho filmando las entrevistas de mi abuelo. Llegamos a hacerle muchas preguntas y tuve una comprensión profunda de su amor por Cuba y lo que sentía por su familia. Aprendí que las acciones de mi abuelo están siempre motivadas por el amor a una cosa u otra y eso es algo que siempre guardaré en mi memoria.

– ¿Cómo reaccionó la familia la primera vez que vio el corto terminado?

De momento, sólo se lo he enseñado a mis abuelos y causó muchas emociones. Oí risas, vi lágrimas y al final me cubrieron de besos.

– Adriana… ¿Cuál es el mensaje que os gustaría que transcendiera en la gente después que salgan del cine de ver vuestra película?

– Que la vida es demasiado corta, que los años vuelan. El tiempo que podamos pasar con la familia y nuestros seres queridos no se debe despreciar o dejar que se deteriore por asuntos políticos o por cualquier otro motivo. Que el amor incondicional es la única verdad que existe. Quiero que todos salgan de la sala y llamen a sus seres queridos para decirles cuánto les quieren.

– Eddy, eres el protagonista de esta historia y no te puedes escapar sin contestarme unas preguntas que me nacieron a raíz de ver tu corto… ¿Cómo definiríais la Cuba antes de Castro, en tres palabras?

Musical, sociable e insegura… Insegura, porque siempre había incertidumbre política. Musical, porque Cuba es la raíz de los más hermosos ritmos y canciones que se han creado en el mundo. Mi país era y es muy musical y, debido a eso, la música es una parte enorme de mi vida. Sociable, porque teníamos una vida muy extrovertida y social. Disfrutábamos mucho entonces de los clubes y las fiestas… Algo que no está permitido hoy en día.

 – Una pregunta: ¿qué importancia tienen las banderas al hablar del amor?

– La bandera, para mí, representa el amor y el respeto a la patria.

– ¿Se puede amar una bandera sin que eso signifique engendrar odios?

– La bandera no representa un partido político… Es el símbolo de la patria y eso incluye a todos sus hijos.

– ¿Cómo recuerdas a la Cuba de ahora?

Opresión, pobreza, desesperanza…

– ¿De dónde nace, para ti, la sensación más triste al pensar en Cuba?

De la obstrucción de la libertad, del engaño político y de la separación de las familias.

– Y al recordar el pasado… ¿Qué dibuja una sonrisa en tu cara?

– Todos los gratos recuerdos, como la vida social y las amistades… ¡que era divino, coño! –afirma con su sonrisa traviesa, despertando las carcajadas entre los que le escuchamos.

– ¿Cómo ves el futuro de Cuba?

– Para mí es impredecible, la verdad, porque llevo cincuenta y cinco años esperando que Cuba tenga esa transición hacia la libertad…

– El amor, ¿es capaz de derribar todos los muros?

– El verdadero amor no reconoce muros. Como dice nuestro poeta José Martí, “La única verdad que hay en esta vida, es el amor”.

Sígue al BLOG DE LOS ANGELES en instagram y en twitter

Entrevista/Fotos: Nunu para NUNU PICTURES

Aquí puedes seguir las novedades de CORAZON CUBANO

Y ésta es su WEBSITE CORAZON CUBANO


© Queda prohibida la reproducción total o parcial de este contenido, por cualquier medio o procedimiento, sin para ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito de la editora. Para obtener licencias o permisos de uso de artículos y fotografías o cualquier otro contenido de www.blogdelosangeles.com, por favor comuníquese con nosotros en el email nunupictures@icloud.com. Se permiten enlaces (links) a este sitio sin  permiso escrito previo,  siempre y cuando se identifique  que el usuario está vinculado a www.blodelosangeles.com. NUNU PICTURES se reserva el derecho de prohibir cualquier vínculo a este sitio si el mismo se considera inapropiado por cualquier razón. Gracias por su interés.

 

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.