ESTOY SOLA Y SOY FELIZ

Oh, l’amour… Esa enfermedad, científicamente demostrada, que enajena tu mente y te vuelve temporalmente loco de atar. Hasta que la realidad se afianza y esa pareja de desdicha inseparable, el amor y el desamor, se desdobla ante tus ojos… El desamor, esa obscura palabra que es para mí sinónimo de muerte.

No entiendo la esencia del amor verdadero sin el compromiso y en él, hay un escalón que has de subir cuando el amor madura, ese desamor intrínseco al amor, que sólo puedes superar bebiendo tragos gordos de bendita resignación. Pero yo no soy de resignarme, nunca lo he sido. No soy de medias tintas y la rutina está plagada de grises. Lo he intentado para encajar, sólo para atragantarme hasta que me ahogo.

Al llegar, el desamor te pega un machetazo de libertad indeseado. O te mueres, o corres hasta engancharte al eslabón de una nueva ilusión. Y la vida se repite, como una escena que toca volver a ensayar, con diferentes personajes. O con los mismos. Y ese amor se transforma en un viejo reloj desaforado del que acabas colgando, aferrado al péndulo de las emociones, de pared a pared, de este a oeste, de la ilusión sin límites a la tristeza sin final. Y de esa común oscilación, yo decidí soltarme un día. Me resistí, uff, cómo me resistí… Hasta que, con las manos ensangrentadas, me dejé caer por un abismo que parecía interminable; hasta que toqué fondo, hasta que decidí secarme las lágrimas. Entonces, entre la niebla de las ilusiones rotas, apareciste tú y comprendí de golpe eso que dicen: que las almas gemelas se reconocen.

Qué raro y qué hermoso es el amor de mi vida… Es un cactus sin espinas del que brotan las flores más hermosas. Su alma habita en el desierto, ese en el que intuyo deambulan por igual místicos y poetas. En él, vive desnudo. El corazón de mi amante, como yo, no sabe de rutinas, no siente celos… Cuando lloro, llora conmigo. Cuando río, me acompaña a carcajadas. Se disfraza de paisajes, de lenguas que no entiendo, de todas las sensaciones que desconozco y que le aprendo. No puedo escaparme de él, porque no me ha puesto cercos. Nuestra casa, sin techos ni paredes, no me sofoca. Y en ella diviso desde lejos a quien se acerca buscando posada en mi regazo. Pero para entonces yo, que soy insoportablemente fiel, he corrido a esconderme entre los brazos incondicionales de mi amante. Porque el amor de mi vida tiene mil caras y ninguna. Juntos somos capaces de alcanzar el éxtasis fijando la mirada en una rosa, intuir su efímero momento de absoluta belleza, disfrutarlo como si fuera eterno. Nos despierta la divinidad de ese desierto despojado que nos cobija, en ese paraíso generoso del desapego, donde sólo existe la huída hacia delante y sus indescriptibles cielos cuajados de estrellas. Nunca tuvimos que aprender a volar, porque juntos vivimos en las nubes, envueltos en un aroma de a(ventura) y donde cada sueño, todavía, es posible. Y a veces, ante la duda, para constatar que los locos no somos nosotros porque seamos diferentes, ponemos los pies en el suelo. Nos mezclamos un rato entre parejas entregadas y contemplamos corazones solitarios aferrados a su historia. Ellos me miran, mientras que tú, apasionado, lleno de vida, paseas invisible ante sus ojos. Por eso, cuando alguien me pregunta: “¿Cómo andas de amores”? y se me escapa un alegre: “Estoy sola y soy feliz”, hay quien me observa con lástima, hay quien no me cree, hay quien me envidia… Y tú, mi tesoro escondido, mi compañero, mi cómplice, me haces un guiño por detrás de su espalda. Y a mí se me desploma por dentro esa absurda sonrisa de enamorada que tú, mi LIBERTAD, tan bien conoces.

 

Sunset in Alaska

 


© Queda prohibida la reproducción total o parcial de este contenido, por cualquier medio o procedimiento, sin para ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito de la editora. Para obtener licencias o permisos de uso de artículos y fotografías o cualquier otro contenido de www.blogdelosangeles.com, por favor comuníquese con nosotros en el email nunupictures@icloud.com. Se permiten enlaces (links) a este sitio sin  permiso escrito previo,  siempre y cuando se identifique  que el usuario está vinculado a www.blodelosangeles.com. NUNU PICTURES se reserva el derecho de prohibir cualquier vínculo a este sitio si el mismo se considera inapropiado por cualquier razón. Gracias por su interés.

 

5 Comments
  1. Yo querida amiga cuando te veo me alegro por ti y quiero tu bien. Me contagio de tu sonrisa cuando vienes y me enorgullece verte marchar como el viento rumbo a un nuevo lugar. Porque así eres tú y te quiero tal como eres.

Leave a Reply

Your email address will not be published.