JOHANNA MASKA, EL GENIO TRAS LA IMPECABLE IMAGEN DE LOS OBAMA

View Gallery
7 Photos
JOHANNA MASKA, EL GENIO TRAS LA IMPECABLE IMAGEN DE LOS OBAMA

Haz click en la flecha azul de la derecha para ver toda la galería: JOHANNA MASKA, la directora de PRESS ADVANCE en la Casa Blanca bajo el mandato de OBAMA, nos recibe en su casa de L.A. junto a su esposo HENRY C.J. JACKSON, escritor y editor de la prestigiosa revista POLITICO.

JOHANNA MASKA, EL GENIO TRAS LA IMPECABLE IMAGEN DE LOS OBAMA

Si te cae bien el presidente Obama, mucha culpa la tiene esta inteligente rubia, una feminista cargada de sentido común y toda una inspiración.

JOHANNA MASKA, EL GENIO TRAS LA IMPECABLE IMAGEN DE LOS OBAMA

Dicen que detrás de todo gran hombre hay una gran mujer... O viceversa.

JOHANNA MASKA, EL GENIO TRAS LA IMPECABLE IMAGEN DE LOS OBAMA

Queremos saber cuál fue el logro más impactante para ella de su impresionante carrera durante los ocho años en la Casa Blanca. No dejes de leer la entrevista, su respuesta te conmoverá.

JOHANNA MASKA, EL GENIO TRAS LA IMPECABLE IMAGEN DE LOS OBAMA

Las mamás trabajadoras hacen malabares para cumplir un sinfín de obligaciones: "Hace unos días fui a una reunión. Al sacar mi portfolio del bolso, salió acompañado de unos calzoncillos de mi hijo de Captain Underpants. Tener un balance en mi vida, ese es el dilema. Tenemos que lograr crear un sistema que funcione para apoyar a las familias".

JOHANNA MASKA, EL GENIO TRAS LA IMPECABLE IMAGEN DE LOS OBAMA

"El matrimonio es algo durísimo. Y cualquiera que vaya a la boda pensando lo contrario, se llevará una desilusión enorme", confiesa esta mujer, felizmente casada, quien nos cuenta en exclusiva su historia de amor.

JOHANNA MASKA, EL GENIO TRAS LA IMPECABLE IMAGEN DE LOS OBAMA

"A las mujeres independientes se les teme. Eso es muy peligroso. Las mujeres somos creadoras de vida, somos madres, hijas, nietas, abuelas… Y el futuro de nuestros hijos depende de si nosotras tenemos o no una voz. Tenemos que apoyar a las mujeres. Tenemos que apoyarnos unas a otras". No te pierdas la entrevista completa en nuestro BLOG DE LOS ANGELES.

Johanna Maska es una mujer extraordinaria. Puede que nunca hayas oído hablar de ella pero… ¿Y de los Obama? Esta rubia de ojos verdes, inquieta y alegre, fue la responsable de que el mundo entero supiera que Barack Obama existía y sí, de que nos cayera súper bien, así como lo oyes. A juzgar por el resultado de la imagen internacional de nuestro anterior presidente, Johanna Maska lo hizo estupendamente durante sus ocho años en la Casa Blanca: logró crear de forma impecable una más que favorable opinión pública en torno a Obama, hasta los confines de la tierra y más allá. Terminada su labor, la increíble consultora especialista en marketing y publicidad, se mudó a Los Ángeles para hacer su trabajo de forma independiente para empresarios y grandes compañías.

Una amiga española, también consultora, la guapa canaria Silvia Camacho, me invitó a cenar a casa de Johanna Maska durante su estancia en LA. A raíz de aquello nació esta entrevista y estos retratos que, unos días después, le tomé a Johanna junto a su esposo Henry C. Jackson  y su hijo en su nueva casa. ¡Bienvenida a California, señora Maska! Todo un gustazo y una inspiración conocer a mujeres como tú.

– Medio mundo adora a la familia Obama. Es muy posible que, en gran parte, tú seas responsable de ello… ¿Qué opinas al respecto?

– ¡Uff! –exclama riendo al oírlo- No creo que una sóla persona en el mundo pueda llevarse ese crédito salvo los mismos Obama. Te recuerdo que existió el día en el que Barack Obama no podía entrar en el Democratic National Convention y terminó haciéndolo. La realidad es que hay muchísima gente con mucho talento a quienes no les llega la oportunidad. Menos mal que Barack Obama no se cansó de intentarlo y siguió luchando. – Hace una pausa y continúa-: La primera vez que le vi fue en el escenario del DNC en el año 2004. Habló de mi hogar, Galesburg en Illionois… De los cambios económicos que estábamos enfrentando y de su creencia en que todos los seres humanos, en el fondo de nuestro corazón, queríamos las mismas cosas y teníamos las mismas necesidades; que el secreto era encontrar lo que nos unía para crear la América del futuro. En ese instante supe que daría lo que fuera por apoyarle y trabajar con él. El día en que me llegó la oportunidad fue, sinceramente, porque nunca acepté un NO como respuesta. Tenía experiencia ya en Comunicaciones y logré entrar en su primera campaña desde sus primerísimos inicios encargada del Press Advance: dejar todo listo para cuando él subía al escenario para reescribir la historia de Estados Unidos, abrir el acceso a todos aquellos que fueron testigos de grabar esos momentos y tener un lugar en primera fila para todas las intervenciones de una persona que, como te decía, hizo historia… Cuando empecé a trabajar a su lado, todo el mundo me decía que estaba loca, que él jamás iba a ganar las elecciones. Yo quise demostrarles lo equivocados que estaban, así como muchos de mis colegas, y efectivamente, lo logramos. Después de vivir aquello, todos nosotros hemos vuelto a nuestras vidas después de ocho años todavía emocionados, todavía llenos de ilusión para continuar trabajando en el mundo en el que creíamos y en el que seguimos creyendo.

– Me comentabas antes que dejaste toda tu vida atrás, incluyendo un trabajo fijo, para embarcarte en la campaña de Obama… ¿Qué fue lo que específicamente te convenció para abandonar todo por seguirle?

– Qué él sí quería, en verdad, make America TRULY great. Una América que incluía a todos, optimista e innovadora. Es el sueño americano en el que creo. Pero es cierto que todos los cambios son difíciles, que no suceden de la noche a la mañana… Pecamos de ser demasiado optimistas, sin pensar en cuántas contrariedades y oposición tendríamos que confrontar después. Todavía tenemos mucho camino por recorrer.

– ¿Cuál fue a tu juicio el punto más importante de vuestra campaña?

Grassroots: Nuestro objetivo fue conectar con las personas. Respetar, empoderar e incluir a todas y a cada una de ellas; hablar del futuro que soñábamos para nuestros hijos. Por eso ganamos. Creímos en la gente.

– ¿Cuál fue ese momento en el que pensaste por fin “oh-oh vamos a ganar”?

– ¡Ninguno! En el fondo nunca estuve segura de que ganaríamos… Creo que cuando piensas que vas a ganar, ya no luchas tanto como debieras. Sí hubo momentos en que sentí el poder que iba naciendo y, definitivamente, sentí el momentum en Iowa con la reacción de la gente ante el Fired up, Ready to Go!

– ¿Cuál sería el consejo más importante que recibiste de Obama?

– Al comenzar la campaña, tuvimos un conference call en el que nos dijo: “Yo nunca voy a ser el candidato perfecto, pero voy a echarle cada día más ganas, a trabajar más y más duro, y quiero que vosotros hagáis lo mismo”. Y es lo que hicimos. Por supuesto que ninguno de nosotros fuimos perfectos y cometimos errores, pero nos hacíamos responsables de ellos, aprendíamos la lección que traían y continuábamos adelante como un equipo…

– ¿Qué dirías si te pregunto cuáles son las tres características que le hacen ser a Obama el ganador que es?

– La primera, perdió antes de ganar… Todos nos volvemos muy escépticos ante la gente que llega y quiere cambiar el mundo. No te creen. Lo encuentro hasta en mis círculos más cercanos. Pero la única forma de cambiar el curso de la historia, de encontrar a esos líderes, es creyendo en un sueño. Es tener fe en tus sueños cuando nadie lo hace y tener la voluntad de luchar con uñas y dientes para lograr que se hagan realidad. Lo segundo, si se cae, se levanta por más difícil que parezca. Lo tercero, no deja que las críticas les afecten en absoluto para buscar lo que nos une en vez de lo que nos separa, una vez tras otra.

– Durante tus ocho años en la Casa Blanca visitaste infinidad de países junto al presidente y conociste a los líderes más importantes del mundo… ¿Cuál fue tu día más feliz y por qué?

– Un día empecé a contar los países que había visitado… Llegué a recordar cuarenta, pero sé que hubo más sólo que me era imposible acordarme de todos… Fue la oportunidad de mi vida. Pero con todo eso, te digo que nada supera el día en el que mi hijo llegó a este mundo. Y mira qué he hecho cosas increíbles: recorrer Petra en helicóptero, visitar la celda de Nelson Mandela junto al presidente Obama, ver la historia cambiar ante mis propias narices… Fue todo impresionante. Pues nada se compara con tener un hijo, no hay nada mejor que eso. Mi hijo nació cuando yo estaba encargándome del G8 y la logística de la prensa de la NATO apoyada por un increíble equipo. Siempre estaré agradecida infinitamente a mis colegas de entonces, por tanto apoyo y tanta ayuda que lograron hacer que todo fuera posible.

– ¿Y el momento más difícil?

– El momento más difícil fue muy duro para mí. Cuando mi hijo cumplió tres años, entendí que necesitaba un respiro, que no podía seguir viajando tanto. Fue muy difícil porque amaba mi trabajo. Amaba profundamente el sentimiento de servir al pueblo americano, trabajar con la prensa… Pero tenía que clarificar mis prioridades. Entendí que en aquel momento mi prioridad tenía que ser mi familia. Mucha gente pone de excusa el no viajar “por mi familia”, cuando lo que verdaderamente les pasa es que están hartos y les da pereza. No era mi caso. Pero no me quedó otra que hacerlo, necesitaba ese tiempo para reenfocarme en mis objetivos, para recargarme las pilas, para seguir con el sueño de conseguir un mundo mejor. Para eso tenía que fortalecer el corazón de mi familia, para yo estar entera y continuar persiguiendo el cambio que quería conseguir.

– ¿Recuerdas el día en que tomaste la decisión?

– Supe que había llegado el día cuando un colega me dijo que me iba a la India, al Taj Mahal, y dije que no. Recorrer el mundo era algo que mi niña interna soñó mientras crecí en el medio oeste… Pero tenía que cumplir con mi hijo, estar ahí por él, me rogaba “mami, no te vayas otra vez”, y un día no quise irme más.

– Michelle Obama es una mujer profundamente admirada, aunque me dolío en su momento sentir que tuvo que “hacerse pequeña” para no opacar la carrera de su marido…

– Adoro a Michelle Obama. Es una mujer increíble y está claro que dejó su propia huella en América. Desgraciadamente, somos demasiado rápidos en criticar y juzgar a las mujeres. Nos gusta limitarlas en el sentido de que apoyen a sus maridos y ya. Cuando en el seno de mi familia republicana confesé que yo era demócrata durante la administración de Clinton, lo primero que me dijeron fue, ¿pero te cae mal Hillary, verdad? No era ni el presidente, era la primera dama y aún así la odiaban. A las mujeres independientes se les teme. Eso es muy peligroso. Las mujeres somos creadoras de vida, somos madres, hijas, nietas, abuelas… Y el futuro de nuestros hijos depende de si nosotras tenemos o no una voz. Tenemos que apoyar a las mujeres. Tenemos que apoyarnos unas a otras. Cuando un día tuve la fortuna de conocer a Hillary Clinton, pensé que no se parecía en nada a la imagen que mi familia tenía de ella. Pensé que era cariñosa, apasionada, comprometida, inteligente, fuerte y valiente.

– ¿Cómo y cuándo conociste a tu esposo?

– Fue durante mi último año en college, era mi editor.

– ¿Qué te hizo enamorarte de él?

– Su forma de expresarse. Hablaba muy bien, era súper inteligente. Fue un flechazo.– ¿Tuviste que besar muchos sapos para encontrar a tu príncipe?

– ¡Uff! –contesta muerta de risa.- ¡Sólo te digo que soy muy afortunada de haber crecido en una época donde todavía no existían las redes sociales! – Recapacita un momento y añade-: La verdad… No soy de esas personas que reviven el pasado, nunca lo he sido, así que ni me acuerdo.

– ¿Cuándo pensaste por primera vez de tu marido he is the one?

– Creo que hablar del concepto “sabía que era él” es preparar a las mujeres para el fracaso. Pero bueno, un día no editó mi trabajo y me fastidió mucho. Me salí de clase súper enfadada y él hizo evidente que eso le había molestado. Cuando regresé, me dijo que si quería salir a cenar con él para hablar. Fuimos a cenar a Wheatfields en Lawrence, Kansas. Empezamos a hablar y a hablar… Hablamos durante horas. En esa conversación le conocí a fondo: había perdido a su madre muy joven de un cáncer cerebral. Nuestra conversación fue tan intensa, tan profunda, tan adorable… Quería que ese hombre fuera mi compañero, nos enamoramos… Nos queremos mucho y tengo mucha suerte por poder haber construido esta vida juntos.

– ¿Cómo ha sido tu experiencia de mujer casada?

– El matrimonio es algo durísimo. Y cualquiera que vaya a la boda pensando lo contrario, se llevará una desilusión enorme. Soy inmensamente afortunada de tener una pareja en la que puedo confiar en las buenas y en las malas. Tuve mucha suerte de conocerle tan joven y unirme a él. También te digo que en mi círculo feminista muchas me criticaron por casarme tan joven, me dijeron que estaba haciendo una locura… Que terminaría dejando mi carrera para apoyar sus sueños en vez de los míos. Pero aunque parezca increíble, ha sido al revés la mayoría de las veces que hemos tenido un conflicto en ese sentido. Así que llegado el momento de casarte, hay que confiar en la intuición de uno mismo. Cuando es la persona correcta, en el fondo del corazón lo sabes.

– ¿Cuál es la enseñanza más grande que te aportó ser mamá?

– Hace unos días fui a una reunión. Al sacar mi portfolio del bolso, salió acompañado de unos calzoncillos de mi hijo de Captain Underpants. Tener un balance en mi vida, ese es el dilema. Tenemos que lograr crear un sistema que funcione para apoyar a las familias. Al mudarnos aquí, hemos perdido el apoyo que nos rodeaba antes. Pero continúo apoyándome en mis amigos y la comunidad nueva que poco a poco estamos creando. Soy afortunada de conocer otras mamás en LA que son queridas amigas y nos intercambiamos los hijos y las familias de vez en cuando para lograr que todo funcione.

– En tu más sincera opinión… ¿Puede una mujer ser una buena madre, estar presente en la vida de sus hijos y tener a la vez una carrera profesional?

– Hace unos meses tuve justo esta conversación con David Axelrod en Iowa. Cuando durante mis viajes extrañaba tanto a mi hijo, tuve la suerte de que una periodista, Christi Parsons, quien es además una excelente escritora, me dijera que sí, que era duro para ella también, pero que sabía que esto ayudaría a lo largo del camino a que sus hijos tuvieran una relación mucho más cercana con su padre. Sus palabras se me quedaron grabadas y hasta hoy creo que eso es verdad. Si yo delego, es cierto que a veces llego a casa y no está tan limpia como me gustaría, o las cosas no están precisamente en el sitio en el que yo las habría puesto… Pero mi hijo y su padre tienen sus “tardes de chicos” y son muy especiales para ellos. Creo que los abuelos juegan también ahí un rol muy importante. Mi suegro pasó con nosotros las últimas vacaciones y cuando una noche volví a casa con mi esposo, mi hijo y su abuelo habían pasado la tarde juntos… Me dijo que hacía mucho tiempo que no lo pasaba tan bien. Mi madre siempre me dijo algo: tus hijos crecerán y tendrán su propia vida. Tenemos que tener también nuestra propia vida, una vida de la que sentirnos orgullosas por nosotras mismas y, en ese proceso, puedes educar a unos niños fuertes enseñándoles a ser ellos mismos un poquito independientes.

– ¿Cómo encuentras balance entre tu trabajo y tu familia?

– ¡Creéme que a veces me encantaría que viviéramos en una comuna! –dice riendo- ¡Necesito más manos! Pero adoro a mi familia y soy mejor profesional porque tengo una familia.

– Eres experta en vender personalidades a la prensa. ¿Qué quiero yo, como audiencia, oír acerca de los políticos que me invite a votarles?

– Queremos autenticidad. Nadie es perfecto y no debemos pretender que lo somos. Todo el mundo tiene defectos, pero las intenciones es lo que cuenta: qué queremos crear y cómo vamos a conseguirlo. Se fiel a tus convicciones, pero escucha a tus votantes. Después de estas últimas elecciones, creo que todos hemos aprendido que más nos vale escuchar más y mejor.

– ¿Qué importa más en un líder? ¿La imagen que nos venden o lo que hacen en realidad?

– Su entereza. Todo el que sale a la palestra está expuesto a las mayores críticas. Necesitamos líderes con mucho aguante que crean firmemente en algo que, aunque los tiren, vuelvan a levantarse. El mundo necesita líderes que busquen colaborar, cooperar y atraer ese ambiente empresarial, optimista e inclusivo para todos, que nos otorgue la sensación de estar a salvo y hacernos sentir seguros. Ese es mi sueño.

– Sinceramente… Me revienta no poder escuchar jamás noticias imparciales. Si ves FOX o ves CNN, parece que vivieran en mundos diferentes. ¿Será imposible que exista un medio sin manipulaciones, que pueda ser completamente honesto? ¿Es posible toparnos con la cruda verdad en algún momento? ¿Eso existe?

– ¿Y sabes además qué es lo más divertido? Que ambos medios están seguros de estar contando la verdad… En lo personal, me encanta NPR. Yo creo que la ética en el periodismo es muy importante, pero que creo que hay que educar mejor a los futuros periodistas. Creo que habría que apoyar mucho más el periodismo de investigación. Hay cosas que son “la cruda verdad”… Por ejemplo: el número de muertes a causa de las armas de fuego en Estados Unidos. Ahí después es cuando vienen las distintas teorías de cómo lograr que eso no suceda. Necesitamos hacer un mejor trabajo a la hora de hacer análisis justos de esas teorías. Menos cabezas parlantes en la pantalla y más investigación, más datos, más periodismo de verdad… ¿Cuál es la raíz del problema del que hablamos? Que el modelo de negocio ha cambiado y se ha terminado convirtiendo en periodismo amarillista. Necesitamos encontrar un modelo rentable de empresa periodística que nos permita decir las verdades, lo bueno y lo malo.

– Volviendo a algo más ligero… ¿Qué tal la vida en Los Ángeles?

– ¡Me encanta! Esta es la ciudad de los sueños, rica en diversidad, la ciudad del mundo. Necesitamos precios más competitivos para las viviendas, eso seguro, más transporte público y enseñar a los niños a ser los ciudadanos más productivos que puedan llegar a ser… Pero vivir en esta ciudad es un sueño para mí. Doy gracias a diario de estar aquí.

– En esta nueva etapa laboral… ¿Cuáles son tus sueños al crear tu compañía, Global Situation Room?

– Estoy buscando compañías que verdaderamente quieran que este planeta se convierta en un mundo mejor y quiero ayudarles a hacerlo. Ayudarles a navegar entre los riesgos que encuentren y llevarles a tener el impacto que quieran conseguir. La raíz de cualquier negocio es que se supone que nacen para solventar una carencia o solucionar un problema. Y cuando lo hacen, quieren que esa solución llegue al mercado. Somos expertos en marketing y en engagement, crear una aprecio incondicional por una marca. También hemos creado una serie de conferencias, Entrepreneurship Export Exchange y también somos una consultoría. Me gusta encontrar a personas que piensen como nosotros y trabajar con ellos. Está siendo muy divertido.

– ¿Cómo explicarías, en pocas palabras, la misión de tu Global Situation Room?

– Ayudamos a los empresarios y a las compañías a navegar de la forma más suave posible entre los riesgos que supone que crezcan a un nivel más global, que busquen el bien a nivel mundial y expander el comercio de tal forma que logremos llevar la seguridad económica al mayor número de sitios posibles alrededor del planeta.

– ¿Por qué un cliente en potencia tuyo necesitaría contratarte?

– Porque necesitan la ayuda de alguien que tomó decisiones en el Situation Room de la Casa Blanca para ayudarles a ellos a través de estos tiempos difíciles; porque se han topado con un problema que no saben cómo resolver y necesitan la base de nuestro equipo que incluye antiguos embajadores estadounidenses; porque quieren que este mundo sea un mundo mejor y necesitan de nuestra diplomacia para conseguirlo… Esos somos nosotros: THE GLOBAL SITUATION ROOM

Sigue al BLOG DE LOS ANGELES en instagram y en twitter

Aquí el enlace a nuestro FACEBOOK PAGE

Entrevista/Fotos: Nunu para NUNU PICTURES


© Queda prohibida la reproducción total o parcial de este contenido, por cualquier medio o procedimiento, sin para ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito de la editora. Para obtener licencias o permisos de uso de artículos y fotografías o cualquier otro contenido de www.blogdelosangeles.com, por favor comuníquese con nosotros en el email nunupictures@icloud.com. Se permiten enlaces (links) a este sitio sin  permiso escrito previo,  siempre y cuando se identifique  que el usuario está vinculado a www.blodelosangeles.com. NUNU PICTURES se reserva el derecho de prohibir cualquier vínculo a este sitio si el mismo se considera inapropiado por cualquier razón. Gracias por su interés.

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.